domingo, 21 de junio de 2015

Redes sociales e imbéciles portadores de "verdad".




Umberto Eco, en una conferencia de prensa, describe la realidad presente que denunció la reflexión de Isaac Asimov hace años. Pero a pesar de la explicación clara, hubieron algunos que se sintieron ofendidos (o expuestos?), y en vez de quedarse calladitos y pasar desapercibidos y asi verse mas lindos, tuvieron que exponer la epidemia de incomprensión lectora y de "opinionitis", de la cual habla Eco, y no hicieron mas que demostrar lo que Eco dijo, tal y como se muestra a continuación (nótese que el opinólogo llorón promedio siempre habla de "libertad",  "derechos" e "igualdad", como si fueran algún tipo de paraguas para protegerse de la lluvia ácida causada por escupir al cielo diciendo tonteras):



Por suerte hubieron quienes pudieron tirar algunas "amarras" a los lectores que quisieran agarrarlas para que no se dejaran llevar por la ola de loritos "libre pensadores" que solo saben lloriquear "derechos", "igualdad" y "libertad" sin tener idea de lo que significan ni de los requisitos previos que hay que cumplir para poder tomar posesión de ellos:




Y bueno, Prácticamente, si yo traspolara a este contexto de crítica hacia Eco, las expresiones "libre pensadoras" que yo he oído y leído, las expresiones "libremente ofendidas" serían asi: :

-Imbécil#1: Pero que intolerante es Eco con nosotros los "pensadores diferentes".
-Imbécil#2: Eco es un arrogante que no soporta a "quienes *no piensan igual* que él".
-Imbécil#3: Eco es un "dictador fascista".
-Imbecil#4: Viva la "libre expresión" de mi opinión!!! Viva el "libre pensamiento"!!! Viva la "diversidad de pensamiento"!!!
-Imbécil#5: Eco se cree "dueño de la verdad absoluta", y es tan tonto e ignorante que no sabe que "todo es relativo".
-Imbécil#6: Eco es un "retrógrado" que apoya la "censura" y está en contra de "la igualdad de derechos".
-Imbécil#7: Eco no puede "atropellar mis derechos con sus creencias".
-Imbécil#8: Eco tiene envidia y temor de nuestras "capacidades diferentes".
-Imbécil#9: Eco es un "discriminador imbecilofóbico".
-Imbécil#10: A Eco "le falta informarse" porque tiene una grave "falta de ignorancia".

Y bueno, a mi en lo particular, toda esta "libre expresión" me estresa... Me recuerda a los videos de tráfico en alguna parte de la India que a veces vi online, donde todos pasan como sea y por  donde sea, donde pareciera que los conductores están convencidos de la capacidad para desplazar un vehiculo motorizado de un lugar a otro es sinónimo de saber conducir y entender de tráfico vehicular. Y ni hablar del efecto Dunning-Kruger tan epidémico que ya parece un sindrome social, pues pareciera mas bien que ese sindrome es el que capitanea los "pensamientos propios" del "libre pensador" común y corriente. 




El pensamiento crítico empieza por uno mismo con la instrospección, examinación y evaluación de lo que razonamos, sentimos, deseamos, ideamos, creemos, etc. Escapar y evadir al desengaño es no querer refinar nuestra percepción de la realidad a través del entendimiento de nuestra propia equivocación.

Hace un tiempo atrás un tipo (que en ese momento era mi amigo), que según el me estaba explicando la "paradoja de la libertad", me dijo: "Cuando uno detiene a un dictador, uno se convierte en un dictador". Y ahí me di cuenta de que ese tipo era un imbécil, y lo pude comprobar con el pasar del tiempo, ya que tiene complejo de inferioridad y aparte está ideologizado y no tolera desengaños... En síntesis, era un dictador, que me había querido inculcar lo que a él le convenía para que yo lo dejara ser, tolerandolo, en vez de él verse obligado a corregir su actitud. En determinado momento dejé que se fuera y dejé de considerarlo como mi amigo.

Mi imbecilidad no deja de ser solo porque yo no esté de acuerdo democráticamente con su existencia, ni tampoco se trasmuta mágicamente para convertirse en sabiduría y sentido común solo porque yo esté democráticamente de acuerdo ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada